[Anécdota] Sobre las oportunidades perdidas en la fotografía.

Daniel F, es un músico peruano que lideró la banda de rock Leusemia, actualmente sigue cantando pero como solista. Seguramente si eres admirador del artista debes conocer su personalidad dentro y fuera de los escenarios. Su carácter, pausado, abstraído y hasta melancólico son rasgos inolvidables. Fue precisamente ese conjunto de peculiaridades que no pude aprovechar el día que me toco realizarle una sesión de fotos.

Ese día fui a la dirección y hora indicada. Para mi sorpresa encontré a Daniel F vestido con buzo, polera, zapatillas, chalina y gorrito. Atuendo que inmediatamente desaprobé, secretamente, con la mirada. Porque no iban de acuerdo al estilo gráfico de las portadas. Estaba acostumbrada a fotografiar al artista vestido con sus mejores atuendos, incluso había ocasiones en que el artista contrataba a una productora para que se encargue de preparar locación, conseguir maquillaje, vestuario etc.

Intenté trasmitirle mi preocupación al cantante, sobre todo le pedía un cambio de atuendo. Pero mis argumentos no convencían al músico. El otro problema era el lugar que él había escogido para fotografiarlo. Una azotea desordena y vieja desfavorecían aún más mi objetivo. Apelaba a nuevos argumentos como la importancia de su imagen, trayectoria y performance, pero siempre recibía un contundente y educado “así estoy bien”.

Empecé a fotografiarlo con la mejor disposición a pesar de tener todo en contra. Daniel posaba muy despreocupado y quizás indiferente a mis indicaciones. Sin embargo no iba a permitir que esta vez, las cosas se inclinaran solo a su favor, así que le pedí enérgicamente que posara con una gran sonrisa.

Obtuve unas cuantas sonrisas que aproveché rápidamente, luego de esa pequeño gesto de colaboración nuevamente lo abordé con otro pedido ¿Puedes posar con una guitarra? Increíblemente aceptó mi pedido sin mayor resistencia. No quise darme por vencida e intenté una vez más pedirle un cambio de ropa, pero la respuesta fue la misma.

Así que no quise desaprovechar esos breves minutos de tregua con el cantante y tomé unas cuantas fotos más y di por concluida la sesión. La cual no debe haber durado más de media hora. Me despedí y volví al diario convencida que no pude lograr buenas fotos porque el músico no quiso colaborar. Después de un par de días, increiblemente vi que habían publicado una de las fotos que realicé.

Foto: Yanina Patricio/ FAMA -La República (2004)

Creo que me enfoqué mucho en las ideas preconcebidas que tuve sobre cómo debería verse un cantante de rock y desaproveché fotografiar la personalidad transparente del interprete. Ahora que lo analizo mejor quizás hubiera hecho otro tipo de fotos, más reales y cercanas a su personalidad. Los fotógrafos debemos alejarnos de estereotipos cuando queremos capturar la esencia del artista o de un momento. Algo que olvidé completamente ese día.